Aunque el sector turístico catalán ha impulsado la accesibilidad de sus servicios, haciendo así realidad el principio de que se reconozca a las personas con discapacidad la igualdad de condiciones en una sociedad plural y respetuosa, queda mucho por hacer para que puedan elegir destinos de calidad y adecuados a sus necesidades. Basta con hacer la siguiente búsqueda en Google para darnos cuenta de que falta mucho.