Entrenamiento del Futbol Club Barcelona

Ha sido “sólo” un entrenamiento del Barcelona, si hubiera sido un partido la locura se habria apoderado de Palafrugell…de hecho la web del Barça ya presenta el entrenamiento como “locura en Palafrugell” y es que como ya sabemos el Barça es más que un club.
Con motivo del centenario del club local los miembros del primer equipo se acercaron a esta localidad de la Costa Brava para deleite de más de 5.000 personas que llenaron hasta los topes el estadi Josep Pla y que al parecer han acabado con el problema del presupuesto del club para la temporada que viene. Sí es más que un club sí…es lo que más se conoce de la ciudad de Barcelona y ya puedes irte a Katmandú o A Burkina-Fasso que alguna camiseta del Barça verás.
No faltaron las anecdotas, como la de elgún merengue irreductible o la del mismo autocar del Club, que se averió…

donde dan el futbol

¿Donde dan el futbol?, es la pregunta que se les hace a muchísimos restauradores, barmans y gente que trabaja en hosteleria en general.
A alguien se le ocurrió hace unos quince años (desde que la fiebre propiamente dicha de retransmitir futbol en las terrazas de los bares empezó) que mejor que el flamenco y los espectáculos típicos que en la Costa Brava se dan para deleite de propios y foráneos era imitar a las propias televisiones, que saben que cuando programan un partido una buena audiencia está asegurada.
Y asi fue como los dias de partido, primero unos pocos y más tarde todos, en las terrazas de toda la Costa Brava el sonido de fondo era el de un locutor que a fuerza de hablar rápido y ponerle énfasis a la cosa cumplia con su mandato de mantener al público atento.
Al lado de pizarras con el menú del dia (otra moda, la de las pizarras!) se coloca ahora el menú futbolero y el que no siga modas se queda como el de la foto…Seguramente la comida y la bebida es de primera pero…

Invierno en el Empordà

tormentaescala

Normalmente es un invierno bastante soportable, incluso llega a ser una estación que se agradece que llegue si, como sucede a veces, el otoño prácticamente no ha existido y ha sido una prolongación fresca del verano.
Aparte de que el número de turistas es soportable, el paisaje invernal de l’Empordà es muy atrayente, pintoresco, relajante…a no ser que lo invada una ‘tramuntanada’ o una ‘llevantada’. Aunque ambas situaciones meteorológicas tienen su encanto también.
Lo habitual es que el invierno llegue en forma de bajada brusca de las temperaturas a principios de diciembre con una entrada de vientos del N.E o N. , si es del N.E. y llega directamente de Siberia es posible ver nieve en cotas bajas. Ese tipo de viento, frío de por si, llega con algo de recorrido marítimo, de ahí que no sea extraña esa situación (la nieve)… de hecho casi cada año hay algún episodio.
Si el viento es del N. y llega directamente del polo es difícil que llueva pero el frío está asegurado.
El mes de Enero, aunque mucha gente no lo sepa, es el mes mas seco en l’Empordà, estadísticamente. Seco y frío es el mes más invernal por así decirlo, con inversión térmica que hace que el humo de las chimeneas se alce apenas unos metros.

Febrero es impredecible, lo normal es que continue el frío pero muchos años hay alguna súbita subida de temperaturas hacia el final de este mes; además los días son ya más largos.
Marzo ventoso y Abril lluvioso, lo que es casi seguro es que en Semana Santa llueve o hace frío en una parte de ella.


Fotografias de la Costa Brava

Fotografias de paisajes de la Costa Brava y el Empordà.

Sigue el enlace. 

Comer en zona turística (en plena temporada)

“…Los restaurantes del Empordà y la Costa Brava en general presentan en esta época -Julio y Agosto- una actividad que ha de representar en muchos casos más del 70% de la facturación anual. Eso nos da idea del tipo de hosteleria que , salvo pocas excepciones, se practica en época estival.
No es que haya de ser mal hecha, poco profesional o simplemente penosa; lo que sucede es que para el cliente puede llegar a ser un suplicio (estaba avisado) comer o cenar algo caliente fuera de su hotel, apartamento o tienda de campaña…Y es que somos como borregos, nos gusta juntarnos en todos sitios desde que salimos de la ciudad hasta que regresamos. Nos juntamos en las caravanas, en la playa, en la carretera de acceso a la misma, en el mercadillo de pueblo, en los supermercados y por supuesto, en los restaurantes. Como si de una carrera de obstáculos se tratara, una vez dado el pistoletazo de salida, una masa de gente tostada por el sol ( y por un inexplicable estrés vacacional) se dirige al mismo tiempo el asalto de las recuperadoras viandas, en general cosas que no tienen nada que ver con la tierra…lease pizza, burguers, y lo más gracioso, comida típica de los paises de origen de muchos turistas, sobre todo británicos.

Resumiendo: salvo excepciones contadas que por alguna razón trabajan siempre dentro de los límites razonables para que comer fuera sea un rito agradable, en la mayoria de los casos es aconsejable seguir un par de rutinas para hacer más agradable y digerible la cena. Lo primero variar el horario ligeramente, jamás presentarte a las diez de la noche (y ver la cara de alucinado del encargado), adelantarse a las nueve -cuando los extranjeros acaban y el español no ha llegado- , puede costar al principio, pero ya vereis lo agradable que es comer en menos de dos horas….Por otro lado, no es aconsejable pedir cosas tales como paella, zarzuela, o pato lacado, por mencionar algunos de los platos que en momentos de overbooking son tabú. Eso si, prohibido no está, allá tu. Déjate aconsejar por la persona que coje las comandas…ah y no intentes hacerte el gracioso ni conquistarlo, por lo general “el gracioso” no suele caer bién…”

Parte de una nota enviada por Yo Mismo (Palamós) el 28/07/2009